sábado, 15 de febrero de 2014

... DORMIRÁ LA VOZ PERO NO LA CONCIENCIA...

La voz dormida (2002). Dulce Chacón. (3 junio 1954//3 diciembre 2003)

Estamos ante una novela emocionalmente histórica, que se estructura en tres partes y se desarrolla en la posguerra civil española, entre la madrileña cárcel de las ventas y una pensión de la Calle Atocha. Abarca desde 1939 hasta 1963.
Fue publicada por la editorial Alfaguara en 2002 y no está ambientada en la guerra civil española, puesto que comienza en 1939, en días inmediatamente posteriores a la contienda. Está ambientada en la posguerra... O en las huellas que aún son visibles de una guerra.

He escrito que es una novela "emocionalmente histórica"... Puesto que a pesar del estilo fiel, concreto, conciso, periodístico que la autora ha querido y ha conseguido dar, al ambiente de posguerra que se vivía en la capital de España, que vivían las víctimas de la barbarie, los vencidos... a pesar del realismo brutal y estremecedor de cada página, hay una emoción, un cuidado, una ternura, una comunión total y absoluta con el dolor y la impotencia de "la mujer que sabe que va a morir" (frase sobrecogedora con la que empieza esta maravillosa novela), la inocencia, la incomprensión, el dolor fraternal de "Pepita", el amor que en medio de aquella turbulencia tiene la osadía de nacer... La dignidad que va trepando a través de las heridas, de los días, de la verdad que va haciéndose adulta ante la precoz madurez de la niña que va a la capital en busca de una vida...
"La voz dormida" es un libro que no puedes dejar de leer... que te absorbe... que te posee desde la primera frase... hasta el final, no puedes abandonar a los seres que tras esas páginas te llaman para que descubras cómo fue su futuro, cómo fue su lucha desde la postura más apolítica que hayamos imaginado jamás... su lucha social, digna, humana, femenina, fuerte y silenciosa...
Tras leer el libro, es imposible pasear por la calle Atocha y no intentar buscar la pensión donde vivía Pepita... Ir a la Iglesia de La Cruz y pararnos ante San Judas Tadeo y no pensar en Pepita... Muy pocos libros lo consiguen. Éste es uno de ellos.... O por mejor decir, muy pocos autores tienen ese DON... Dulce lo tenía.
En 2011 Benito Zambrano hizo una adaptación cinematográfica. Si con "Solas" hizo algo maravilloso, de "La voz dormida" no podemos decir lo mismo... con la excepción del descubrimiento del poderoso rostro de María León, aunque esto sería otro tema.
Para terminar, hemos de precisar que las historias, las mujeres que aparecen en estas páginas, son absolutamente reales, más aún... tan reales, tan dolorosamente reales que Dulce Chacón suavizó parte de sus injustas y silenciosas circunstancias.
Un libro pues, para descubrir que del silencio puede surgir el grito más poderoso... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada